lunes, 29 de mayo de 2017

Hasta el último atardecer

Allá donde nunca estuve
donde jamás respiré
donde solo algún viento pasó.

Allá iré a buscarme.

Buscaré un poco de agua
para saciar mi sed
y para reflejarme.

Haré un refugio,
haré un hogar.

Y todo esto repetiré,
hasta el último atardecer.

domingo, 28 de mayo de 2017

Miedo.

Miedo
Tengo miedo
Y parece ser mi culpa

Culpa.
Ser víctima
y tener miedo de volver a serlo

Ser una víctima eterna
atada por el miedo

Encadenada
y no en cualquier lado

Encadenada
directamente en las heridas

Para que cada intento de salida
Duela y sangre
Sangre y duela

Encadenada y anudada
por cada comentario que escucho al pasar
por los chistes de abuso que escucho decir
por cada noticia que leo decretar
que ella se lo buscó

Y parece ser gracioso
de alguna manera
parece ser grosero
de alguna otra

Pero de ninguna manera parece
que se entienda todo este miedo.

La función está como mejor no vayas.
Porque tiene miedo.
Pero respira profundo y va.

jueves, 25 de mayo de 2017

Heridas.

Y si solo fuera un vacío,
un espacio para llenar,
preferiría quedarme vacía,
antes que entregarme y naufragar.

A la venta no estoy.
Solo me permuto por un alma libre.

Y una mente blanda,
lista para explotar.

Creo que solo soy un vacío.
Para completar un hueco.
Tengo abiertas las heridas,
y de sangre me lleno.

sábado, 20 de mayo de 2017

¿Dónde están?

El buen día no dicho.
El mate no cebado.
El bondi no tomado.
El boleto no sacado.
La tarjeta no marcada.
El jornal no trabajado. El almuerzo ni hecho ni cocinado.
Ni servido ni devorado.
El saludo no dado.
El beso ausente.
El abrazo sin brazos.
El llanto sin lágrimas.
Una ubicación que no está.
Una verdad silenciada.
¿Dónde están?

La función está como mejor no vayas.

domingo, 14 de mayo de 2017

Abrazos sin brazos.

La sensación de un abrazo es una que en algún punto todos conocemos.

Ya sea por fundirse en los brazos de un ser querido, por tener "bajo tus alas" a otro ser querido o por abrazar con la mirada o con palabras cuando no se puede o no se quiere estar tan encima.
También con personas que no son seres queridos, abrazos que son de personas que conocemos poco, pero que son porque sí.

En algún punto de todos estos todos conocemos esa sensación de complicidad entre dos personas cuando se abrazan.

Esa unión.

Como buena nostálgica vengo a hablar de los que queremos y no podemos dar.

De la misma forma que tener sed y no tener nada que beber o hambre y nada que comer, así la necesidad del abrazo de una persona en particular, la sensación clavada en el pecho.

Los abrazos tienen muchas cosas en común, pero no son reemplazables.

Cuando queremos abrazar a alguien que ya no está es una sensación que no se va jamás

Cuando me despierto de haber soñado con mi abuela siempre digo "Pucha, cómo no me dí cuenta de abrazarla".

Porque no será lo mismo, pero habría engañado un rato a mi mente y por un cachito aliviaría la puntada en el pecho.

Aunque sean unos abrazos sin brazos hechos en la imaginación. 

Yo sé que no estás y que no puedo estar con vos y abrazarte.

Pero medio como el tipo de la radio de Tabaré Cardozo, ya sé que no pero yo estoy ahí.

La función está como mejor no vayas.
Sabe que no, pero está ahí.