domingo, 23 de abril de 2017

Pieles.

Si hubiera un suspiro
o un poco de tu aliento
recorriendo mi cintura
habría algún acierto
tendría razones muchas
para agitar esta agua
para envolverme en tu piel
y provocar ese suspiro
una brisa de calor
sonando como un tren
viajando por las rieles
tejidas en mis pieles
y en las capas que se abren
cuando suspirás así.

La función está como mejor no vayas.
Hojaldrada.

domingo, 9 de abril de 2017

Humillación y poder

Para un montón de gente parece ser difícil reconocer un montón de las relaciones de poder de las que forma parte.
Casualmente suelen ser aquellos que están en el lugar que tiene la sartén por el mango.
Reconocer que estás ejerciendo un poder sobre otro u otros que te fue dado muchas veces porque sí, por la estructura que tiene la sociedad que te pone por encima, parece ser difícil porque hacerlo implica una responsabilidad.
La responsabilidad de no abusar en el caso de que la fuente de poder sea por ejemplo que sos superior en la jerarquía del trabajo y la de no hacer uso en el caso de que la fuente de poder sea por ejemplo que sos blanco o que tenés plata.
El tema con asumir esa responsabilidad es que, como el que maneja la sartén pocas veces quiere ceder cosas, si seguís actuando de la misma manera tendrás que lidiar con la culpa.
Entonces es muy fácil encontrar gente con plata que dice que nunca ha ejercido ningún poder sobre un pobre, aunque podamos verlo claramente haciéndolo, y que se considere una muy buena persona respecto a los demás. Si esta persona en cuestión reconociera la relación de poder y se mantuviera actuando de la misma manera entonces debería lidiar con la culpa y ya no podría considerarse como la buena persona que cree que es.
Muchas otras veces, como el abanico de cosas de las que hablo es muy amplio, la persona en cuestión puede saberse responsable y abusadora pero de todas maneras le importará no reconocer la relación de poder. ¿Por qué? Por su reputación.
Hay un ejemplo claro de esto que es la relación que se tiene con las personas que venden cosas en la calle o que están pidiendo, ya sea una moneda, algo para comer, lo que sea.
Existe una fantasía de que ese es el camino fácil del pobre porque es vago. Es decir, el pobre no quiere trabajar y quiere vivir de otros.
Sobretodo quería centrarme en la parte de lo "fácil".
Todo aquel que crea que lo es pedirle a desconocidos comida porque tenés hambre, plata para comprar cosas básicas (que puede ser también comida, claramente), ropa porque tenés frío, un champión porque el que tenés está hecho bolsa, cosas que podés querer que no son básicas pero que te ayudan a aguantarla como un cigarrillo, alcohol, lo que sea, es porque claramente nunca ha tenido que hacerlo ni le está saliendo ponerse en el lugar del otro (si es que intenta).
Antes de seguir, sobre el punto de las cosas que ayudan a aguantar, es curioso que sea tan fácil de entender cuando cualquiera dice que no puede dejar de fumar porque le calma los nervios, porque no puede con el estrés, porque es muy difícil el tratamiento para dejarlo, si nos quedamos solo con el cigarrillo, pero que mágicamente sea tan complicado de entender que para el estrés y la vida que lleva una persona que está en una situación en la que no tiene prácticamente nada lo que puede significar fumar. Lo mismo se puede pensar con el alcohol, con drogas, lo que sea.
Volviendo a lo que hablaba, tener que ponerse en la situación de pedirle a un desconocido así (a muchos conocidos también, pero especialmente al desconocido), es de las humillaciones más grandes que conozco.
Vos, persona, con hambre, con frío, con calor, con una casa hecha bolsa en el mejor de los casos, tenés que pararte adelante de otro, que tiene lo que vos necesitás para saciar una de las necesidades que tenés y que vos no tenés los medios para hacerlo.
Tenés que olvidarte de que tenés dignidad, olvidarte del amor propio, de lo que sea que te impida humillarte, para acercarte y pedirle.
Vas a tener que explicarte, porque no te van a dar porque sí, van a evaluar a ver si lo que vos decís les convence y capaz, si te aprueban, te darán algo.
(Por supuesto queda fuera de la ecuación el caso en que la persona a la que le están pidiendo no tiene o no puede dar)
Ellos, a los que te arrimaste, tienen la sartén por el mango, tienen el poder de darte o no darte en este momento, y vos tenés que ser todo lo que ellos quieran que seas para que te aprueben.
¿Qué es lo que quieren que seas? Que no te acerques demasiado, que no los molestes, que si lograste que te escucharan que los respetes, que no te enojes, que te conformes con lo que sea (hablé de esto hace mucho en http://estacomomejornovayas.blogspot.com.uy/2016/06/los-pobres_1.html), y una lista infinita de cosas que varía en el tiempo y según la persona que te harán un "buen pobre".
Un pobre merecedor de que te den algo, de que te compren alguna de las cositas que vendés y se queden con la conciencia tranquila aunque te hayan despreciado y te hayan humillado, aún habiéndote dado algo, porque no te trataron como una persona igual que ellos.
Porque, sos igual, aunque ellos tengan cosas y vos no, si los pasa un camión por arriba a los dos, mueren ambos y va a correr la misma sangre.
La cuestión es que tenía que sacarme esto del pecho, para que reconozcan el montón de mangos de sartenes que tocan por día y que se hagan responsables.
Una vez más, el abanico es muy amplio y yo elegí hablar de un detalle que es del que sé, pero son muchísimas más las otras sartenes y hay que ser conscientes de que también podemos estar siendo fritos en un sartén y tener el mango de otra en la que se están friendo otros.

La función está como mejor no vayas.

domingo, 2 de abril de 2017

Desenamorarte.

No hay horas ni hay tiempo
no encuentro el desconcierto
que tuve hace unos días
aquel día que te conocí.

Aquel día que no estabas
y de repente empezaste a ser.

Aquel día refrescaba
a los borrachos de poder.

Dijo el hombre que vendía
redes para fracasar
que no era fantasía
que nos íbamos a quemar.

¿Dónde es que están tus ojos
cuando me quiero dormir?
¿Dónde está tu desparpajo
cuando me quiero morir?

Mil luciérnagas mugrientas
mil mariposas arrugadas
en un altar sacrificadas
en honor a mi fracaso.

Al ocaso, al mediodía
a lo mejor de mi vida
una mujer perdida
gritando con la boca vacía.

¿Dónde cuernos estás?
¿Dónde están tus ojos?
¿Dónde fuimos?
¿Hasta dónde quisimos?

Quiero irme
quiero anclarme
quiero desenamorarte.

La función está como mejor no vayas.
Sutil.

Deseos.

Quiero saber de todas esas cosas
aquellas que no han sido escritas
el aire las lleva en cada mañana
y las entierra en sal marina.

Quiero saber y poner en altavoz
las palabras de los que silenciaron
sus bocas sangraron al explotar sus lenguas
sus cerebros se quemaron
se escurrieron por sus oídos.

Quiero aprender las lenguas más antiguas
hablarlas hasta el hartazgo de mi propio nombre
cantar hasta que mi garganta haga ecos
juntar los pedazos de mis miedos.

Quiero querer dejar de exprimir las historias
hacerlas fantasía y devolverlas a la realidad
vomitarlas y comerlas con vajilla de plata
saborear la amargura toda una vez más.

Quiero inducirte el sueño despacio
y que después de dormirte no precises despertar
hay milenios tranquilos, hay otros atrapados
en los ojos que tienen lo que yo quiero gritar.

La función está como mejor no vayas.
Deseo.