miércoles, 29 de marzo de 2017

Idea incinerada.

Murió en mis ojos una idea
murió y yo no la quise salvar
mis manos gritaban: ¡que perezca!
mis pies la querían pisotear.

Su música era una carcajada
de fondo tenía un llanto ahogado.

Buscador de amo un esclavo
arrastrando sus amadas cadenas.

A su encuentro envié todas mis bestias
quería que entera la despellejaran
que por completo su piel sangrara
y llenara los espacios con amnesia.

¿Quién? ¿qué? ¿cómo? ¿cuándo?
no sé por qué estoy peleando
dulce y triste, vulnerable idiotez
¿está todo podrido no lo ves?

Fuego es lo único que quiero
fuego para recomenzar
fuego que los desaparezca
y volvamos todos a escapar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario