viernes, 3 de febrero de 2017

Uruguay no, Montevideo.

Nací en Mercedes, capital del departamento de Soriano en la República Oriental del Uruguay (que lo diga siempre así es culpa de que en la radio siempre lo decían así todo seguidito) y desde que tengo uso de razón fui consciente de que la mayoría de las cosas tenían que pasar por Montevideo.

Desde pedir un permiso para hacer una salida en el liceo hasta trámites de adulto (cosas serias ¿vió?), pasando por compras particulares y blablá.

Mucho blablá.

Uno crece con eso y se acostumbra a que hay que mirar para el sur y al medio casi siempre que quieras hacer algo, hasta se convence de que tiene que ser así.

Me encontré a mí misma convencida de esto.

Sin embargo bastó que creciera un poco para ver y sentir lo ineficaz de un montón de procedimientos que "tienen que pasar" por ahí o decisiones que sólo pueden ser tomadas allí por gente que no estoy segura si alguna vez pisó Soriano por ejemplo.

Más allá de todo esto, aunque mucho tiene que ver, hay otra cuestión que es que la realidad que se vive en la mayor parte del interior es muy distinta a la de Montevideo (a veces bastante diferente entre sí, pero con más cosas en común muchas otras veces).

Entonces particularmente resulta molesto como las cosas de uruguayos o de Uruguay en general demasiadas veces son pintadas con cosas de la capital y chau.

Que si no fueran realidades tan diferentes quizá no sería un problema porque quedaría todo pintado pero dada la diferencia me parece importante que se haga mención de cómo es todo el resto.

Es irritante no porque cada vez que se hable de un país uno tenga que hablar de todo a la misma vez, yo le he hablado a extranjeros de mi país contándoles muchas más cosas de mi ciudad que es de donde conozco más, pero dada la conversación uno tiende a llegar a contar cómo son otras partes o las diferencias más notorias que hacen los contrastes.

Nunca me encontré diciendo en Uruguay todo es así o asá refiriéndome a algo que sea de Mercedes y que no esté convencida que pasa en la mayor parte del país.

En realidad puedo entender por qué el capitalino se acostumbra a hablar así, si en todos lados lo único que realmente es visible siempre es su ciudad.

Porque en realidad es esa la sensación que me molesta y me hace discutir, más allá de la centralización que se abre de a poco cada vez más (que siga y siga) y de la cantidad de cosas que sé que cuando era chica allá no se tenía al alcance y ahora sí, es la de sentirme invisible.

De todas maneras puedo ser consciente de que como hay muchas cosas que siguen estando muy centralizadas sería coherente que la noticia a nivel nacional de ese tema esté fijada ahí pero creo que los temas en los que pasa eso son bastante pocos.

Para todo lo demás si me vas a dar una noticia de Montevideo sin considerar a los demás yo esperaría que digas "tal cosa en Montevideo" y no "tal cosa en Uruguay", porque sí, estamos en el mismo país, pero estás mirando un pedacito nada más.

Por el otro lado también si vas a hacer algo de carácter nacional, lo que sea, también tiene que tener de todo el país, sino es capitalino, de la zona metropolitana, del sur del país porque puede incluir los departamentos más cercanos, pero nacional no es.

La cosa es que si hablamos de cosas que pasan en Montevideo, que un montón pasan solamente ahí, yo prefiero escuchar que son montevideanas, cosas típicas montevideanas, pero no uruguayas que me dejás al resto del país afuera.

Y más allá de toda la gente que esté amontonada en el rinconcito que es la capital, no deja de ser eso, un rinconcito en todo el país.

La función está como mejor no vayas.
No es invisible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario