viernes, 15 de abril de 2016

El estilo no existe.

Paso mucho tiempo mirando a las personas y preguntándome por qué a muchas cosas.
Paso mucho tiempo mirándome a mí misma y preguntándome por qué a muchas cosas.
Diría que pierdo el tiempo pero preguntarse por qué no está mal siempre y cuando seamos capaces de reconocer aquellas cosas que no tienen una explicación.

Así es que me pasa con la relación que la gente tiene con su ropa. Particularmente cuando la gente habla de estilo, cuando se supone que la ropa implica personalidad o algo peor que se puede leer a veces de que estamos como obligados a decir algo con ella.

Yo demoré en entender ese asunto de elegir la ropa porque en mi infancia y adolescencia muy pocas veces se compró ropa, nos la regalaban.
 Podía entender, claro está, el concepto de que una prenda guste más que otra, pero no para darle tanta entidad al asunto.

Cuando lo pienso realmente lo que recuerdo es que para mí siempre tuvo un valor funcional.
Tiene que ser cómoda, ser abrigada en invierno y fresca en verano, cosas por el estilo.

Cuando fui más grande eso, como pila de otras cosas, tuvieron sentido.

La gente aparentemente quiere decir cosas con su ropa y no era como yo podía llegar a pensar. Por ejemplo el que coincide con el único mensaje que pretendo dar yo respecto a esto que es "esta ropa me gusta y está cómoda".

Respecto al tema del estilo de repente también vi que la gente lo asocia con la música que le gusta y hace lecturas sobre lo que a alguien le interesa en base a lo que tiene puesto.

También noté que hay personas que intencionalmente buscan formar parte de algo en particular y lo que se ponen es un medio para llegar a ese objetivo.

Hay un montón de cuestiones respecto a esto que todavía no entiendo, montones de puntos de vista que no conozco y montones de reglas imaginarias sobre cómo deben combinarse ciertas cosas.

Por otro lado entiendo pila de otras cosas que están fundadas en temas visuales y que aún sin ser un experto uno tiene ojos y teóricamente responden a armonías o cosas por el estilo.

Aunque aparte de ojos también tengo gustos así que capaz lo que para mis ojos es música visual para otro es una moto ruidosa.

La conclusión a la que he llegado en base a esto es que ese estilo no existe, porque hablamos de tela cortada y cosida, que es funcional a la necesidad de vestirnos.
Necesidad que es discutible si es natural o de construcción social, pero que también es otro asunto.

El punto es ese, esas reglas, deberes, obligaciones, derechos, leyes, constituciones (?) de cómo vestirse según qué, quién, cómo, dónde y cuál, no tienen un valor real.
Es más, a veces pienso que es una de esas preocupaciones que la gente se inventa para cuando todo lo realmente necesario está cubierto, no sé.

La función está como mejor no vayas.
Y anda cómoda.

1 comentario: