sábado, 19 de marzo de 2016

El frío tiene ese nosequé.

Para los amantes de la nostalgia como yo, las cosas más lindas están siempre bañadas de recuerdos, los recuerdos bañados de sensaciones y las sensaciones bañadas de ese nosequé que nos tiene cautivados.
El nosequé es algo que se les escapa a los incautos, no porque sean incapaces de percibirlo sino porque están concentrados en cosas que tienen nombres y que se pueden tocar.
Así es que les pasa por al lado, los saluda, pero no lo pueden ver.
Hoy, con el fresquito casi de otoño que tiene Montevideo lo reconocí, lo vi llegar.
Es la frazada de cuadritos tejida, pesada y súper calentita para envolverse, la estufa a leña con lo que hubiera a mano cuando se terminaba la leña, el mate cocido, el té, el café, la sopa, el pan casero, las torta fritas, la quiniela en la radio sonando de fondo, la claraboya rota que me gustaba mirar porque sí, dormir juntos con la bolsa de agua caliente, el porrón, la abuela cediéndonos todo a nosotros porque éramos chicos, nosotros porque éramos chicos inconscientes de que ella necesitaba más, el amor.
El frío tiene ese nosequé de que en busca de calor nos quedamos más quietitos y buscamos estar más juntos, que nos hace derramar lágrimas si queremos juntarnos con gente que no está presente en ningún lado, que nos hace abrazar fuerte a los que aún están, que nos hace pensar en que todos en algún momento se van.
Nosotros también, pero somos egoístas y cuando nos vayamos serán otros los que nos extrañen, los que nos quieran abrazar y no puedan.

A mí, el nosequé del frío me hace recordarte abuela, porque soy un muro con millones de ladrillos fabricados y puestos por vos, otros míos y de otras personas, pero vos me hiciste fuerte.

Lloro porque soy fuerte.

Y con los ojos limpios vuelvo a mirar, vuelvo a intentar, vuelvo.

Ese nosequé es la razón por la que sigo viva, por la que quiero ser.
Ser consciente y ser viva, sin evadirme.

La función está como mejor no vayas.
Pero como soy terca, igual estoy yendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario