jueves, 15 de octubre de 2015

Exhaustivo y excluyente. Imperfecto.

En una clase de Didáctica, con el ejemplo del concepto de mesa, aprendí que las definiciones tienen que ser exhaustivas y excluyentes.

El recuerdo es bastante divertido porque antes de llegar a eso intentamos definir mesa y siempre nos quedaban tipos de mesa fuera de la definición o terminábamos dejando la puerta abierta para que mesa fueran cosas que no lo son.
Después de la explicación de la profesora nos concentramos y al final salió algo decente.
Exhaustivo significa que todo lo que es mesa tenía que estar incluido en nuestra definición y excluyente que dejara afuera a todo lo que no lo es.

Yo me llevé ese concepto como cada cosa que he aprendido queriéndolo meter en todo lo que puedo, relativizarlo un poco más o un poco menos y que no sólo sirviera para cuando iba a definir cosas.

Así me encontré recomendando que para plantear un juego había que fijarse que todo lo que querían que pasara tuviera necesariamente que pasar y que las reglas tenian que restringir aquellos atajos o cuestiones que no querían que ocurrieran.

Mientras escribía esto venía pensando en que en la vida quizás podríamos aplicarlo, pero no tenemos tanto control.

Y qué genial que no lo tengamos.

El relajo que armaríamos.

Igual podríamos hacernos el planteo de ser exhaustivos en buscar que todo lo que queremos que nos pase ocurra y excluyentes para evitar que todo lo que no queremos ocurra.

Pero ni aunque idealmente pudiéramos hacerlo, no sólo sería aburridísimo sino muy poco enriquecedor.

Cualquier persona que haya vivido un poco ya sabrá que "lo que queremos" puede cambiar a lo largo del tiempo.

Eso por un lado.

Y por otro lado, hay cosas que pretendemos que pasen que después vemos que no están buenas y cosas que evitaríamos a toda costa vivir que luego agradeceremos haber vivido.

Lo imperfecto de la vida es lo que separa lo ideal de lo real.

Valorar lo real sobre lo ideal es parte de lo que significa madurar. Para mí.

La función está como mejor no vayas.

6 comentarios:

  1. Hola,

    "Lo imperfecto de la vida es lo que separa lo ideal de lo real.

    Valorar lo real sobre lo ideal es parte de lo que significa madurar."

    Ese pasaje me dejó reflexionando, como muchas otras cosas que he leído por aquí. Pero ése por encima de todos. Yo soy muy perfeccionista. Ser perfeccionista, en tus términos, sería luchar para que el "gap" entre lo ideal y lo real sea tan pequeño como sea posible, ansiando siempre hacerlo desaparecer. En muchas ocasiones he despreciado lo real, no porque fuese desagradable o desventajoso, sino sólo porque es diferente de lo ideal, porque ese "gap" todavía existe. Y tienes razón: debe ser porque no he madurado lo suficiente.

    Por cierto, soy lightkeeper/pierrot. Hablamos hace unos días en IRC. Espero que la LAU no me sancione por haber escrito este comentario. Supongo que intentar sociabilizar a través de la Internet no está penado. (O eso espero.)

    ResponderEliminar
  2. Hola lightkeeper! No, la LAU tiene ciertas excepciones sobre socializar por internet, creo que te la deja pasar (?).
    Estaba intentando ver cómo contestar este comentario para explicar un poco a lo que me refería con la puja entre lo real y lo ideal y en lo que terminé es esto:
    http://estacomomejornovayas.blogspot.com.uy/2016/01/la-leyenda-de-la-realidad.html
    Sentí un poco la necesidad porque el tema del perfeccionismo no sé si lo había tenido como variable y como me toma tiempo formar la opinión al respecto, necesité decir "me refiero a esto". Después me contás qué tal te va por ahí.
    Me acuerdo bien de vos, de hecho leí tu blog, te debo comentar por ahí ahora.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Ahora creo que entendí mejor. Me gusta la imagen de la (cruda) realidad como algo que nadie quiere ver, y de lo cual se niega su existencia... Pero, cuando más estamos desprevenidos, absortos en la contemplación de un mundo ideal de cenicientas, nos asalta y nos clava hondo el puñal...

    ¡Qué compleja tu historia! Todavía tengo cosas que reflexionar al respecto.

    La LAU capaz que me perdona por querer socializar a través de Internet, ¿pero me perdonará intentar *sociabilizar* a otro miembro? Yo creo que me tiene permitido socializar sólo con gente que no pertenezca a la LAU, o en caso contrario, podría perder más miembros.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, aquí ya quedó patente mi perfeccionismo. Había escrito:

    "Yo creo que le tiene permitido socializar (...)"

    cuando en realidad era:

    "Yo creo que *me* tiene permitido socializar (...)"

    Como blogspot no me deja modificar el comentario (sólo borrarlo), lo he eliminado y lo he republicado hecha la rectificación. ¡No sabía que iba a mantener el comentario! Y encima con un mensaje tan antipático como:

    "Este comentario ha sido eliminado por el autor"

    Pido disculpas por mi errata, y más por intentar remediarla... A lo mejor el administrador tiene la potestad de eliminar el comentario. Aunque quizá quieras mantenerlo como algo anecdótico :-)

    ResponderEliminar
  6. Lo voy a dejar porque es lo que justamente le está dando sentido a tu comentario perfeccionista xD.
    Me alegra que ese intento de tira de versos haya cumplido su cometido, ahora que ya debés haberlo procesado un poco más me gustaría saber a qué otras conclusiones has llegado.

    No te preocupes por la LAU, yo puedo intereceder por vos en caso de que te quieran echar, tiene un gran dejo de antisocialidad socializar por medio de internet de todas maneras ¿verdad?

    ResponderEliminar