sábado, 8 de agosto de 2015

Mejor no vayas

Explicar por qué uno escribe o deja de escribir es una mala costumbre que se contagia entre aquellas personas que gustan de hacer un poco de su alma en letras. No es necesario, no quiero que entiendas que me llevó a hacerlo ni qué detonó que quisiera empezar esto acá.

Como un montón de fenómenos físicos y químicos que disfrutamos antes de conocer su explicación, así capaz que te llama la atención lo que pueda llegar a decir, o no.

Tampoco es imprescindible determinar si escribo para mí, para vos, para el mundo o para nadie, la cosa es construir un universo paralelo en el que funcionen las cosas que viven en mi mente pero enmarcado en las leyes de esto.

Sí, de esto.

Esto que tampoco es necesario nombrar qué es ni hacerle una definición exhaustiva y excluyente.

Esto bien puede ser una invitación, una presentación, un aviso para mí misma o una esquela de las que escribimos con mensajes que no tenemos ganas de decir qué dicen ni para quién son.

La función está como mejor no vayas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario